Un guerrero no es el que siempre gana, es el que siempre lucha.

“DE COMO DIOS ELIGE A LA MAMA DE UN HIJO ESPECIAL”
(Cuento de la mama de Holanda)

La mayoría de las mujeres se convierten en madres por accidentes, algunas por elección, unas pocas por presiones sociales y una o dos por hábitos.
Cada año aproximadamente 100 mil mujeres van a ser madres de hijos discapacitados.
¿Alguna vez se le ocurrió pensar como son elegidas las madres de los chicos discapacitados?

De algún modo, yo visualizo a Dios revoloteando sobre la Tierra, seleccionando sus instrumentos de propagación con gran cuidado y deliberación.
Mientras observa, Él va diciendo a sus ángeles que anoten en un gran libro:
Amstrong, Beth: un hijo y que el Santo Patrono sea Matías,
Forrest, Marjorie: una hija y Santa Patrona Cecilia;
Rudlege, Carrier: mellizo y como Santo Patrono… dale a Gerardo que está acostumbrado a las profanidades.
Finalmente, le pasa un nombre al ángel y sonríe:
“… a ella dale un hijo discapacitado”.
El ángel siente curiosidad:
“¿Por qué a ella, Señor que se nota tan feliz?
“Exactamente -sonríe Dios – Podría darle un hijo con problemas a una madre que no conociera la risa? ….
Eso sería cruel”.
“Pero… ¿Tiene paciencia?” pregunta el ángel.
“Yo no quiero – responde Dios – que tenga demasiada paciencia o se va a ahogar en un mar de desaliento y pensar por sí misma.
Una vez que el shock y el resentimiento se la haya pasado, va a ser capaz de enfrentarlo.
Yo la estuve observando hoy.
Ella tiene esa personalidad – conciencia de sí misma – y esa independencia que son tan raras y tan necesarias en una madre.
Verás, el chico que le voy a dar, va a tener su propio mundo.
Ella va a tener que hacerlo vivir, en el de ella y eso no va a ser fácil” Acota el ángel:
“Pero Señor, yo creo que ella ni siquiera cree en Ti”.

Dios asiente: “Si no se puede separar de su hijo ocasionalmente, nunca va a sobrevivir.
Si, aquí tenemos a una mujer a la cual voy a bendecir con un hijo menos que perfecto.
Ella no se da cuenta, pero es para ser envidiada.
Ella nunca va a dar por supuesta una palabra hablada, ella nunca va a considerar un progreso como natural.
Cuando su hijo diga “mama” por primera vez, ella va a estar presenciando un milagro,
y lo va a saber. Cuando le describa a su hijo ciego un árbol o un atardecer, ella lo va a ver como pocas personas ven mis creaciones.
Yo voy a permitirle ver claramente las cosas que yo veo…. ignorancia, crueldad, perjuicios….. y le voy a permitir estar por encima de ellas.
Nunca va a estar sola, yo estaré a su lado cada minuto de cada día de su vida porque ella estará haciendo mi trabajo, tan seguidamente como que ella está aquí a mi lado”.
“¿ Y qué hay de un Santo Patrono? – Le pregunta el ángel con el lápiz en el aire.
Dios sonríe: “Un espejo será suficiente”…. responde.

940